Escribenos

La medicina alternativa, una opción para tener en cuenta

 

Aliada que favorece la balanza costo-beneficio, para el sistema y para el paciente.

 

Hoy por hoy, las medicinas alternativas y complementarias han dejado de ser un tema secundario o ajeno a la medicina convencional, para convertirse en aliadas perfectas, ingresando en el listado de opciones que algunas Empresas Promotoras de Salud (EPS) y las de medicina prepagada brindan a sus pacientes.

Esto permite reducir costos en los tratamientos e, incluso, el consumo de algunos medicamentos y/o el uso de algunas terapias. Es decir, favorecen la balanza costo-beneficio, tanto a nivel del sistema como del paciente.

Su aplicación se da en muchos campos y para distintas patologías. Según el doctor Santiago Avilés Lee, especialista en acupuntura y medicina china, "los pacientes están consultando predominantemente por enfermedades crónicas de alto costo, que pueden ser cáncer, uno de los principales puntos donde se pueden combinar las dos muy bien; enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico y la fibromialgia".

Otro de los campos es el de las artritis, como la degenerativa y la reumatoidea. También en el manejo del dolor, aunque, dice Avilés, "esa integración con clínica del dolor o con las personas que manejan directamente el dolor a través de las instituciones, no se está dando de la manera óptima como se quisiera".

También, explica Claudia María Cubillos Reyes, médica homeópata de la Fundación Instituto Colombiano de Homeopatía Luís G Páez, vinculada con la medicina prepagada de Colsánitas, "la medicina alternativa, fundamentalmente la homeopatía, ha contribuido al manejo de afecciones del sistema nervioso central, desde migrañas hasta trastornos convulsivos y tics; problemas respiratorios, como rinitis, laringitis, Epoc, bronquitis crónica; trastornos digestivos, desde el estreñimiento hasta el colón irritable; y problemas relacionados con el estrés de la vida moderna, que incluye la ansiedad y la depresión.

Además todo lo que son fenómenos alérgicos, que se dan por el nivel de contaminación en el que estamos viviendo"
Se incluyen diversas terapéuticas. Por ejemplo, dice Cubillos, "hacemos tratamiento con medicamentos homeopáticos, los cuales se escogen teniendo en cuenta el motivo de consulta y lo que llamamos totalidad sintomática, eso hace referencia a los síntomas, a los signos, a su personalidad y a funciones como el sueño, el apetito o la sed".

Como resultado, los pacientes se sienten satisfechos y, ante todo, escuchados, coinciden los especialistas. Además, consideran que les dedican más tiempo, espacio en el que pueden hablar no solo de su molestia física, sino de "su ambiente, su relación con su familia y el tema laboral. Todo se tiene en cuenta para lograr el bienestar y la recuperación de la salud", dice Cubillos.

Otro aspecto muy positivo es que los médicos alópatas también han ido modificando la postura frente a la medicina alternativa. "Entonces, nosotros fácilmente recibimos remisiones de neurología, psiquiatría, pediatría, gastroenterología. La idea no es desplazar a la medicina tradicional, sino realmente procurar el bienestar del paciente".

Algunas terapias

- Homeopatía. Es la técnica diseñada por el doctor Samuel Hahnemann, en Alemania, según la cual lo similar cura lo similar. Utiliza remedios en altas diluciones, donde ya no hay presencia molecular de la sustancia como tal, sino la información energética de misma, y esto genera un proceso de alivio, no tanto de la sintomatología, sino del problema de base que la persona está manifestando.
- Medicina tradicional china. Tiene muchísimos campos de acción y la más conocida en Colombia es la acupuntura, que opera con la inserción de agujas en puntos acupunturales, que corresponden a terminales nerviosas, las cuales hacen una estimulación de órganos, de glándulas o de regiones puntuales, dentro del cuerpo físico del paciente, generando cambios físicos y emocionales.
- Terapia floral. Diseñada por el doctor Edward Bach, en Inglaterra, ayuda especialmente en el campo más sutil de la persona, generando un apoyo en la parte emocional predominantemente. No significa, señalan los especialistas, que sean inocuas, "son altamente eficaces de una manera muy sutil, lo que permite una aceptación del tratamiento por parte de la persona, garantizando la adherencia al mismo", explica Avilés, médico diplomado de la Escuela Colombiana de Medicina, con estudios en el Samra University, y acupunturista licenciado.

Con la bioenergética

Esta concepción parte del principio de que tenemos un cuerpo físico pero también uno emocional que es el mundo de nuestras emociones, uno mental que es nuestra actitud mental ante la vida y, un ca mpo de energía suficientemente estudiado por científicos y desde la física cuántica se sabe perfectamente que existe.

Entonces la mirada del ser humano es integral. No puede ser una consulta de 10 minutos", dice Juan Fernando Arango, médico familiar de la Escuela de Medicina Juan N Corpas, homeópata del Instituto Luis G Páez de Bogotá.

Con todas las de la ley siguen su camino por el país

La medicina alternativa y complementaria en Colombia se rige por la ley 1164 de octubre de 2007, ley de talento humano en salud.

Determina que los ofertantes de tratamientos de medicinas alternativas y complementarias tienen que ser médicos o profesionales en el área de la salud en su campo de competencia y deben demostrar que han tenido formación en una institución académica reconocida por el estado. La ley habla de qué son medicinas alternativas y complementarias; incluye el uso de la ayurveda, la homeopatía y la acupuntura, entre otros temas.

Síguenos

Ubicanos